“Lamentación sobre la corrupción del hombre”.

“Lamentación sobre la corrupción del hombre”, es el primer texto en catalán que he leído. Y os preguntaréis qué hace la vasca ahora hablando de catalán…pues bien , eso da para otro “escrito”- post – publicación, que si queréis que lo haga, dejarlo en comentarios y os cuento un poco mi trayectoria de vida por distintas ciudades y lo que he aprendido.

Sigamos con el texto catalán, cómo llegué a el….

Tras el bullicio de la gran ciudad de Barcelona, encontré en una de mis expediciones eclesiásticas (aun sin ser creyente me gusta el arte y la religión la considero como tal, bueno o malo , pero lo es) un lugar que creaba una sensación al entrar no más encontrada en los 20 minutos que estuve esperando la “sonada llamada de Dios”. Fue fría, terrorífica y adictiva, el clima de una parroquia que intentaba adoctrinar mi alma.

Me senté en uno de los bancos tropezando con el reclinatorio, frente a una virgen de cuyo nombre no me acuerdo, con música clásica de fondo y una temperatura baja  propio de estos lugares (tengo que decir que es una buena estrategia de marketing, porque se te congela hasta el último rincón del raciocinio). Miraba a las dos únicas devotas que había en una micro capilla adyacente al banco en el que yo me encontraba, cómo lo vivían,cómo oraban inmersas en las palabras de Dios (por poder decir que esas palabras son de alguien). En parte me daba envidia la paz que podían encontrar en un creencia tan antigua, poderosa y peligrosa.

Inspeccioné toda la parroquia, observé cada cuadro, cada escultura y vitral sin poder elegir cual era el más hermoso. Pasaba el tiempo y yo veía que esa primera y efímera sensación no volvía a mi, me fui.

Quizá sólo fue el brusco contraste del ruido al silencio, de ver mucha gente moviéndose a la calma completa, quizá fue Dios mandándome una señal fallida, quizá fue la necesidad de paz interna…. Pero he de decir que nunca me había pasado antes y cuando viajo a sitios nuevos me gusta ver las iglesias, catedrales o parroquias. Puede que algún día me reencuentre con esa experiencia “espiritual”, nunca digo nunca.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: