Una espina de tu rama.

[...] Me gustaban  tus mares con travesías arduas, pero cada viaje embarcado hacía más aguas.

Anuncios

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑